jueves, 17 de septiembre de 2009

47 AÑOS CON PIURA, POR PIURA Y PARA PIURA


Por: Miguel Godos Curay

Cuando apareció Correo hace 47 años tenía 6 años e iba a la escuela de barrio de mi abuela. Piura, acababa de conquistar la Ley 13531 que creó la Universidad Nacional de Piura. Piura no se había expandido tanto como hoy y sus asentamientos humanos representativos eran el Barrio Las Latas hoy Buenos Aires y Pachitea. Hoy Piura ha crecido por los cuatro costados. Pero sigue siendo como la definió Sofocleto en la primera edición de Correo. El único lugar del Perú en “donde el sol nunca se devalúa, porque hay sol todo el año. La chicha nunca se evapora porque los piuranos somos siempre cordiales, amistosos y dicharacheros y en donde la mujeres nunca se olvidan.

Eso es Piura. Un territorio esplendido de 35 mil 892 kilómetros cuadrados que equivalen al 3.0 % del territorio nacional. Piura es más grande que Israel que tiene 20 mil 770 Km2 y Bélgica que tiene 30 mil 510 Km2. El territorio de Piura equivale a la séptima parte del Ecuador y a la vigésima parte del territorio de Chile. Somos un gigante económico en el norte y no nos hemos dado cuenta por esa costumbre tan piurana de andar mirando el suelo con la consoladora esperanza de encontrarnos una peseta.

Piura tiene riqueza agrícola, pesquera y minera. El algodón pima piurano de fibra extra larga es un recuerdo de mejores tiempos en el que los piuranos favorecidos por la guerras de Secesión en los Estados Unidos (1861-1865) y la guerra del Yom-Kippur entre Israel y Egipto lograron mejores colocaciones de oro blanco en los mercados mundiales. Hoy Piura es una potencia frutícola. La heliofanía, la mayor cantidad de sol, favorece el cultivo de frutales como el mango, banano orgánico, maracuyá, cacao, café orgánico y de uvas con vocación pisquera con mejores pronósticos que las parras del sur.

Sumemos a ella los cañaverales que han transformado en vergeles los hasta ayer terrales para la producción de etanol Sólo en Caña Brava hay 150 millones de dólares invertidos. A los que se suma la inversión del orden de los 174 millones de dólares de Maple. La inversión agrícola en Piura está en movimiento y al despilfarro de agua de los arroceros se contrapone una agricultura moderna que utiliza el riego por goteo con una economía de recurso hídrico y mejores rendimientos.

Una verdadera bendición es el desierto de Sechura donde marcha a paso firme y seguro el Proyecto Bayóvar a cargo de la empresa brasileña Vale que el próximo año debe iniciar la producción de concentrados de roca fosfórica. La inversión estimada es de los 470 millones de dólares de los cuales se espera invertir este año 308 millones que han inyectado una nueva dinámica de progreso a Sechura. A ello se suman los remanentes de explotaciones de calizas y diatomitas concesionadas a Cementos Pacasmayo S.A y a Juan Pablo Quay en donde se anuncian nuevos prospectos de fosfatos. Pero todo no queda aquí también se avecinan buenas y alentadoras noticias en la exploración de hidrocarburos y hallazgo de gas en la costa litoral tal como lo ha adelantado el presidente regional César Trelles Lara.

Si a ellos sumamos el Tren Norandino, financiado por solventes empresas mineras, el que comunicará a Cajamarca con Bayóvar, la Autopista del Sol que unirá en menor tiempo Sullana con Trujillo buenos vientos soplan en el norte. Estas inversiones suman más de mil 500 millones de dólares y activarán empleo en el norte. Se estima que deben crearse 500 mil puestos de trabajo. Que equivalen al número total de estudiantes de primaria, secundaria y superior no universitaria de Piura

Podríamos seguir enumerando la concesión del puerto de Paita en favorables condiciones para los paiteños y la región. La formalización de la minería en Las Lomas y Suyo en donde el año pasado se extrajeron dos toneladas de oro suficientes para llenar media docena de cuartos de rescate de Atahualpa. Igual sucede con la pesca y la maricultura. El lanzamiento de la anchoveta como “sardina del Perú” desalentará la quema del recurso para producir harina de pescado. También dentro de pocos días debe anunciarse la luz verde sanitaria a los marisqueros de Sechura que podrán ingresar sus productos a los mercados de exportación de los Estados Unidos y Europa. La región económicamente está en movimiento.

Si a ello se suma la decisión política de viabilizar la modernización de la ciudad en ruinas. Inmovilizada urbanísticamente por los dispositivos del INC y por el criterio poco coherente de mantener como monumentos de la incuria lo que con complaciente desdén no se conservó en su oportunidad y momento. Piura puede despegar. Aquí como hizo en San Miguel de Allende Felipe Cossío del Pomar hay que envejecer lo nuevo y dar lozanía juvenil a lo añejo que vale la pena conservar. Piura tiene que modernizarse y la inversión puntualmente debe hacer lo que sabe y lo que tiene que hacer. Convertir a Piura en un escenario amable para la inversión y el empleo. Es más fácil combatir al delito creando oportunidades de empleo digno y decente que reprimiendo salvajemente.

Correo cumple hoy 47 años. Y es nuestro deseo que tenga una vida larga para que siga mostrando que el futuro que se avecina no es sombrío. Lo que sucede es que somos como los perros legañosos que teniendo turbia la mirada son capaces de ladrar y morder a quienes traen a la ciudad y a la región el progreso. Para eso es bueno el despercudido colirio que nos permite ver sin amargura que aquí hay una región que se mueve y crece y que de puros caídos del guabo no la alcanzamos a ver. Por supuesto que este colirio aplicado en gotas permitiría que nos demos cuenta que Chiclayo, Trujillo e Ica avanzan a tranco largo. Y que ya es hora que los piuranos sean actores y protagonistas de las más grandes decisiones. Y que como decía aquella canción que se entonaba en 1983 para levantar el ánimo: “No dejes que otros hagan / lo que tu sabes hacer./ No te dejes que otros hagan/ lo que tu puedes hacer” ¡Salud por este diario que nos ha enseñado a llamar a las cosas por su nombre!.

No hay comentarios: