miércoles, 5 de diciembre de 2007

EL DOMINGO NEGRO DE CHAVEZ


Por: Miguel Godos Curay

El domingo pasado fue un domingo negro para Chávez. Este día se estrelló con el ¡No! y el rechazo abierto a sus reformas constitucionales. Sus sueños de eternidad en el poder: la reelección sin límites colisionaron con la protesta y el rechazo de un aguerrido grupo de jóvenes estudiantes de las distintas universidades del país. Los universitarios asumiendo un indiscutible rol trabajaron el no por todos los medios alternativos posibles frente a la opulenta propaganda chavista. Los jóvenes han asumido la conducción de la sociedad civil desentendiéndose de las vacas sagradas de la politiquería de turno y de la oposición ávida por capitalizar la lucha estudiantil.

Chávez, admitió su derrota y felicitó a sus adversarios. Para todos fue una reacción inesperada. Los pronósticos de Fidel fallaron. Chávez no cesa de repetir: ”Fidel… te llamo mi padre delante del mundo”. El golpe emocional es inconfesable y le quita cuerda. Aunque la derrota no le recorta poderes ni le quita parlamentarios o municipios lastima su popularidad y su amor propio. Es también una tácita desaprobación a sus reformas sociales. No se puede decir todavía que el comienzo del fin está cerca pero el temor a la represión y al socialismo autoritario ha quedado derrotado.

La oposición venezolana tras sus derrotas electorales consecutivas se ha revitalizado como siempreviva y hoy no tiene argumento para no organizarse. En el escenario internacional estos resultados han sido festejados, no cabe duda, por Bush, el rey de España, Alvaro Uribe y al propio Alan García, víctima propiciatoria de sus jarabes de lengua. En Bolivia, Ecuador, Cuba y Nicaragua el chavismo está conmocionado. El tono triunfalista de las casas del ALBA es probable se modere en las próximas horas. Con un Chávez desinflado sólo a los imbéciles se les ocurriría posar para la foto.

El temor que flota es una arremetida de Chávez y la profundización de la revolución lo que extremaría el rechazo de sus opositores. En el Perú los adictos a Chávez, entre los que abundan velasquistas primafásicos y emocionados socialistas sentirán en carne propia lo que hoy se vive en Caracas. La percepción de que los populismos son efímeros y que el petróleo provoca dispendios onerosos. Tal es el impacto de la derrota que uno de sus incondicionales y defensor de sus programas sociales, el Alcalde de Londres Ken Livingstone, representante del laborismo se desploma en las encuestas. Los conservadores repuntan notablemente. El rechazo a Chávez tiene inminentes consecuencias.

Hugo Chávez perdió sus dos primeras elecciones. En el Bloque A del proyecto de Reforma Constitucional el 50,7% de los electores que acudieron al referendo constitucional rechazaron, entre otras propuestas, la posibilidad de permitir que el Presidente pueda presentarse indefinidamente a la reelección. En el Bloque B, 51.05% de los votantes no avalaron la posibilidad de disminuir la edad para el ejercicio ciudadano del voto a los 16 años, restringir la libertad de expresión durante los estados de excepción y la perdida de autonomía del Banco de Reserva.
Al referendo acudieron 9 millones de venezolanos de los 16 millones esperados. La abstención fue del 44,1%. Según los observadores de cada diez venezolanos cuatro dejaron de expresar su opinión sobre las reformas. La victoria del No en el Bloque A se produjo por apenas 124.962 votos de diferencia. La cifra, se incrementa levemente en el Bloque B, sometido a consulta, que fue de 187.196 votos de rechazo a la propuesta de modificación constitucional. Se precisa que alrededor de 7 millones de ciudadanos hábiles para votar decidieron no hacerlo.

El ausentismo electoral no es un fenómeno nuevo en Venezuela pues la Asamblea Constituyente que redactó la Constitución de 1999 vigente fue electa con la ausencia del 62% del electorado ( 6 millones 850 mil electores). La Carta Magna fue aprobada finalmente por apenas tres millones de electores, el 44.5% del total de electores hábiles. El proceso estuvo acompañado en todo momento por temor al fraude y las denuncias y detenciones estuvieron a la orden del día pues menudearon los intentos de votar en más de una ocasión.

Los populismos son hoy como el sarampión de las democracias contemporáneas. Se caracterizan por girar en torno a un caudillo que en nombre del pueblo y para el pueblo, pulverizan libertades públicas como la libre expresión y el sistema de partidos. Sus encandilados discursos dirigidos a los pobres acompañados de ayudas sociales y estudiados gestos altruistas capturan tontos útiles para la expansión de sus propuestas ideológicas que como los chilcets globo dejan en la boca el sabor a fresita roja del antimperialismo y el fervoroso chauvinismo.

1 comentario:

Carlos A. Quiroz dijo...

Por que lo negro tiene que ser malo? Sera que usted odia a los negros como Chavez?

Peru necesita un lider de la talla del venezolano, con los pantalones bien puestos.